LLÁMENOS: Tel.: +34 699 438 466 o +34 620 218 674
EMAIL: web@lamambladelaribera.com

Burgos y petróleo, una historia de amor roto

Burgos y Petroleo una historia de amor y desamor

Era el año 1964 cuando el conocido como oro negro brotaba en La Lora, una pequeña localidad burgalesa de apenas 100 habitantes. Así empezaba la historia de amor y desamor entre la provincia de Burgos y el petróleo.

Sin duda, la noticia no tardó en correr como la pólvora a través de todos los medios de comunicación, describiendo a Burgos como la «Nueva Texas» en referencia a los enormes yacimientos de petróleo existentes en el sur de Estados Unidos.

Este descubrimiento no «emanó» por la gracia divina ni un golpe de suerte, nada de eso, pues a principios del siglo XX ya se conocían indicios de pozos petrolíferos en la zona. Aunque todo eran especulaciones, los estudios, cada vez más precisos, determinaban que en aquella zona había la existencia del oro negro y debía ser explotado.

La empresa Campsa, en asociación con Amospain investigaron el terreno de La Lora y también otra aldea llamada Valdeajos. Toda esta zona, casi olvidada, eran tierras de sembrado y ganadería, por lo que la llegada de estas expediciones fue una gran noticia en la zona.

Aunque la propia Campsa y Amospain mantuvieron la calma e incluso realizaron sendos comunicados pidiendo paciencia y estudiar la zona en profundidad antes de confirmar que se tratase de un gran hallazgo, la euforia ya se había desatado y algunos medios como el NO-DO, el documento oficial del régimen franquista, no dudó en informar como un gran hallazgo y otorgarle un valor que, quizá, no tenía.

Fermín Santidrián, por aquel entonces secretario del Ayuntamiento de Sargentes, indicó en una entrevista muy posterior a «ElPaís» que aquello no fue para tanto, al menos para los habitantes de la zona, sino que fue mucho más importante fuera y utilizado como imagen favorable del Régimen Franquista.

Por aquel entonces se especulaba incluso con la creación de una refinería, lo que realmente supondría un cambio en la zona; sin embargo, todo se vino abajo cuando realmente se descubriría que aquel yacimiento, no era para tanto.

El petróleo de Burgos, un amor roto

Pasaban los años y todos los estudios indicaban que aquel yacimiento no era de buena calidad, primero por la cantidad y posteriormente por la calidad, pues el crudo que salía contenía un alto contenido en vanadio, un metal duro y poco abundante que casualmente aquí se encontraba en altas cantidades, lo que no permitía la correcta destilación.

Además, las investigaciones de la zona indicaban que ese era uno de los pocos pozos activos. Posteriormente, comenzaron las discusiones entre trabajadores, habitantes de la zona y empresas, cada uno con sus razones y motivos, que enturbiaron la convivencia y la hicieron cada vez más complicada.

Curiosamente, el pozo fue explotado hasta el año 2017, sin apenas éxito, por la empresa CER que vio como el gobierno de España denegaba la prórroga de explotación solicitada, cerrando así las puertas casi 50 años después y dando por finalizado el sueño burgalés de convertirse en la Texas española.

Fuente: El Pais, El independiente

También te puede interesar

Deja un comentario

Marketing, Diseño y Creación Web por Rotatax